Un ingeniero y la 2da Dimensión de Hydra.

Más allá de la última capa del planeta tierra, en el interior de la segunda dimensión de Hydra, existe el mundo de las alas de poder.
En este mundo el desempeño y destino de sus habitantes está regido por la profecía suprema de Hydra. Bajo sus términos los hombres nacen con alas de poder, que son bendecidas en su nacimiento para transformar la vida.
Sin embargo, las mujeres tienen que ganárselas y rara vez lo hacen. Mi padre era un hombre con alas que tenía el Don de la ingeniería. Su don era el de diseñar y construir obras arquitectónicas y edificios singulares. También podía fabricar cualquier cosa común con diferentes materiales. Siempre sorprendía con sus creaciones y su toque personal.
Creo que era por eso que soñaba con tener un hijo varón. Un hijo con sus plumas de poder desde la cuna, que lo acompañara en el trabajo y en su afición. Pero el Consejo del Lord Destino no tuvo en cuenta sus deseos y, en vez de un hijo, me tuvo a mí.

La niña de trenzas largas y ojos negros

Los primeros recuerdos de mi vida son de la música y la transformación del taller de mi padre. Yo lo perseguía a todas horas observando cómo cogía un trozo de material, y en un batir de alas, lo convertía en algo útil o divertido. Un buen día me dio un puzzle que había hecho expresamente con el objetivo de mantenerme ocupada un tiempo. Nunca imaginó que yo iba a pasarme la noche en vela hasta encontrar la solución, ni que, cada vez con más frecuencia, yo volvería a su taller en busca de otro reto.
Desde ese día él se vio fabricando un artilugio casi a diario, mientras yo recibía un entrenamiento creativo poco habitual. En consecuencia, lo que aprendí con mi padre me llevó a estudiar matemáticas, ingeniería e innovación. Y por eso me convertí en ingeniera.
Cuando mi padre desapareció de mis días, empecé a conocer profundamente a la verdadera inspiración de mi vida.

El despliegue de mis alas.

Mi madre se reveló ante mí como una gran luchadora, un ejemplo de perseverancia, coraje y felicidad.
Manteníamos largas conversaciones sobre la riqueza y la potencialidad que tenemos las mujeres.
Un día, al terminar la universidad, mi madre me mostró por primera vez sus inmensas alas en todo su esplendor.
Me contó que las mujeres de nuestro mundo tenían una capacidad única para hacerlas brotar, tan majestuosas como deseáramos.
Me enseñó que mientras yo luchara, aprendiera y triunfara, más plumas de poder brotarían de mí, para hacerme más fuerte, más independiente y más plena.
Me retó a ver mundo, a viajar a La Tierra, y a encontrar el brote de mis alas, para ayudar a otras mujeres de mi mundo a mi regreso.
Así, en pleno invierno, ligera de equipaje, y con un objetivo claro, emprendí mi viaje a La Tierra

Mi viaje a la tierra de la inspiración.

Curiosamente cuando llegué a la tierra encontré que las mujeres tienen muchas similitudes con nosotras. Sin embargo, en su interior alimentan una fuerza que despierta súbitamente cuando algo les apasiona. Entonces se hacen poderosas, criaturas fascinantes y fantásticas en su realidad.
A lo largo de mi estancia en la tierra yo he encontrado inspiración en esas mujeres reales. Ellas han hecho brotar mis plumas de poder, con su afán de superación, su fortaleza y su valentía.
A cada una le doy las gracias porque con su ejemplo han echado por tierra la profecía de Hydra.

 

 

 

Lidia: Una profesora de literatura que cautivó nuestro interés cuando teníamos cinco asignaturas de matemáticas.
Margarita: Que me enseñó que nadie olvida a una mujer que le inquieta.
Catalina: Una profesora de matemáticas que nos enseño que 1+1 casi nunca es 2.
Nuelvis: Una hermana que se levanta, con tanta fuerza cada vez que se cae, que siempre me lleva con ella.
Patricia: Que me hizo ver que las empresarias pensamos tanto en los ingresos económicos, como en el beneficio familiar
Dina: Una presentadora, que me recordó que yo era la mejor imagen de mi propia marca cosmética.
Vivian: Una amiga que me enseñó que puedes ser madre, esposa, y mujer, y no siempre en el mismo orden.

Carmen: Que en un momento de máximo estrés, me regaló la frase “Nada en la vida es tan irremediablemente trágico. Hasta una lágrima al resbalar por la mejilla hace cosquilla”
Yodaira: Que en la mitad de su vida lo dejó todo para empezar de nuevo.
Lian: Con quien aprendí el noble arte de hacer familia.
Milagros: Que me enseñó a encontrar la ciencia y la tecnología en todo lo que me rodea.
Y Mar, Alicia, Alexandra, Paz, Camino, Selva, Ada, Estefanía, María, Celeste, Sonia, Sanyi, Neus, Klaudia…Y muchas…muchísimas más.

Mi propósito expandir tus alas

Actualmente estoy en la cumbre de mi emoción!
Las habilidades, los conocimientos, y los valores adquiridos han llegado a mí a través de personas poderosas.
Mi padre fue mi mentor, mi madre fue mi detonante, y mujeres que han pasado y pasan por mi vida han sido referencia y ejemplo a seguir.
Todo me ha convertido en una contadora de historias auto empoderada, cuya máxima satisfacción es la de hilvanar relatos fantásticos, con personajes femeninos fuertes y diversos.
Si crecen en mi espalda plumas de poder aquí y ahora, es porque los hombres me han apoyado, y porque las mujeres con alas de este mundo me han inspirado.
Tengo el romántico deseo y la firme convicción de poder aportar mi granito de arena para que tú también puedas formar parte de una comunidad donde encontrar y servir de inspiración. Un mundo donde nos hagamos fuertes para la vida y el día a día. Un espacio donde juntas cultivemos la mejor versión de nosotras mismas.
Y ahora… ¡expande tus alas!!

Un ingeniero y la 2da Dimensión de Hydra.

Más allá de la última capa del planeta tierra, en el interior de la segunda dimensión de Hydra, existe el mundo de las alas de poder.
En este mundo el desempeño y destino de sus habitantes está regido por la profecía suprema de Hydra. Bajo sus términos los hombres nacen con alas de poder, que son bendecidas en su nacimiento para transformar la vida.
Sin embargo, las mujeres tienen que ganárselas y rara vez lo hacen. Mi padre era un hombre con alas que tenía el Don de la ingeniería. Su don era el de diseñar y construir obras arquitectónicas y edificios singulares. También podía fabricar cualquier cosa común con diferentes materiales. Siempre sorprendía con sus creaciones y su toque personal.
Creo que era por eso que soñaba con tener un hijo varón. Un hijo con sus plumas de poder desde la cuna, que lo acompañara en el trabajo y en su afición. Pero el Consejo del Lord Destino no tuvo en cuenta sus deseos y, en vez de un hijo, me tuvo a mí.

La niña de trenzas largas y ojos negros

Los primeros recuerdos de mi vida son de la música y la transformación del taller de mi padre. o lo perseguía a todas horas observando cómo cogía un trozo de material, y en un batir de alas, lo convertía en algo útil o divertido. Nunca imaginó que yo iba a pasarme la noche en vela hasta encontrar la solución, ni que, cada vez con más frecuencia, yo volvería a su taller en busca de otro reto.
Desde ese día él se vio fabricando un artilugio casi a diario, mientras yo recibía un entrenamiento creativo poco habitual. En consecuencia, lo que aprendí con mi padre me llevó a estudiar matemáticas, ingeniería e innovación. Con el tiempo la imaginación y la creatividad se volvieron aptitudes naturales para mí. Y por eso me convertí en ingeniera.
Cuando mi padre desapareció de mis días, empecé a conocer profundamente a la verdadera inspiración de mi vida.

El despliegue de mis alas.

Mi madre se reveló ante mí como una gran luchadora, un ejemplo de perseverancia, coraje y felicidad.
Manteníamos largas conversaciones sobre la riqueza y la potencialidad que tenemos las mujeres.
Un día, al terminar la universidad, mi madre me mostró por primera vez sus inmensas alas en todo su esplendor.
Me contó que las mujeres de nuestro mundo tenían una capacidad única para hacerlas brotar, tan majestuosas como deseáramos.
Me enseñó que mientras yo luchara, aprendiera y triunfara, más plumas de poder brotarían de mí, para hacerme más fuerte, más independiente y más plena.
Me retó a ver mundo, a viajar a La Tierra, y a encontrar el brote de mis alas, para ayudar a otras mujeres de mi mundo a mi regreso.
Así, en pleno invierno, ligera de equipaje, y con un objetivo claro, emprendí mi viaje a La Tierra.

Mi viaje a la tierra de la inspiración.

Curiosamente cuando llegué a la tierra encontré que las mujeres tienen muchas similitudes con nosotras. Sin embargo, en su interior alimentan una fuerza que despierta súbitamente cuando algo les apasiona. Entonces se hacen poderosas, criaturas fascinantes y fantásticas en su realidad.
A lo largo de mi estancia en la tierra yo he encontrado inspiración en esas mujeres reales. Ellas han hecho brotar mis plumas de poder, con su afán de superación, su fortaleza y su valentía.
A cada una le doy las gracias porque con su ejemplo han echado por tierra la profecía de Hydra.

Lidia: Una profesora de literatura que cautivó nuestro interés cuando teníamos cinco asignaturas de matemáticas.
Margarita: Que me enseñó que nadie olvida a una mujer que le inquieta.
Catalina: Una profesora de matemáticas que nos enseño que 1+1 casi nunca es 2.
Nuelvis: Una hermana que se levanta, con tanta fuerza cada vez que se cae, que siempre me lleva con ella.
Patricia: Que me hizo ver que las empresarias pensamos tanto en los ingresos económicos, como en el beneficio familiar
Dina: Una presentadora, que me recordó que yo era la mejor imagen de mi propia marca cosmética.
Vivian: Una amiga que me enseñó que puedes ser madre, esposa, y mujer, y no siempre en el mismo orden.
Carmen: Que en un momento de máximo estrés, me regaló la frase “Nada en la vida es tan irremediablemente trágico. Hasta una lágrima al resbalar por la mejilla hace cosquilla”
Yodaira: Que en la mitad de su vida lo dejó todo para empezar de nuevo.
Lian: Con quien aprendí el noble arte de hacer familia.
Milagros: Que me enseñó a encontrar la ciencia y la tecnología en todo lo que me rodea.
Y Mar, Alicia, Alexandra, Paz, Camino, Selva, Ada, Estefanía, María, Celeste, Sonia, Sanyi, Neus, Klaudia…Y muchas…muchísimas más.

Mi propósito expandir tus alas

Actualmente estoy en la cumbre de mi emoción!
Las habilidades, los conocimientos, y los valores adquiridos han llegado a mí a través de personas poderosas.
Mi padre fue mi mentor, mi madre fue mi detonante, y mujeres que han pasado y pasan por mi vida han sido referencia y ejemplo a seguir.
Todo me ha convertido en una contadora de historias auto empoderada, cuya máxima satisfacción es la de hilvanar relatos fantásticos, con personajes femeninos fuertes y diversos.
Si crecen en mi espalda plumas de poder aquí y ahora, es porque los hombres me han apoyado, y porque las mujeres con alas de este mundo me han inspirado.
Tengo el romántico deseo y la firme convicción de poder aportar mi granito de arena para que tú también puedas formar parte de una comunidad donde encontrar y servir de inspiración. Un mundo donde nos hagamos fuertes para la vida y el día a día. Un espacio donde juntas cultivemos la mejor versión de nosotras mismas.
Y ahora… ¡expande tus alas!!

 

 

 

 

Mujeres que nos inspiran

Madam Walker

Madam Walker construyó un imperio de cosmética que empezó con un producto para hacer crecer el pelo, y un sistema de venta puerta a puerta…
Ver más

Katherine Jonhson

¿Quién sabe lo que para ella significó ser una mujer en un mundo de hombres, tener un cociente intelectual fuera de todo rango en una…
Ver más

Babe Didrikson

La más extraordinaria campeona, que ha pasado por el mundo del deporte.
Didrikson hizo ver que solo la combinación del soñar y el hacer consiguen tornar…
Ver más

Hedy Lamarr

Lady Lamarr es un ejemplo de que belleza, inteligencia y pasión no son excluyentes. Es un ejemplo de que son los valores como la fortaleza, el coraje… Ver más

Descubre la 2da Dimensión de Hydra.

El mundo pararelo, donde tú vas a poder expandir tus alas.

Descubre Hydra